Publicado Diciembre 08, 2021

¿Para mi piscina elijo cloración salina o cloro? Ventajas y problemas

¿Sabías que con un poco de sal puedes mantener limpia el agua de tu piscina? Averigua cómo y además estarás ahorrando mucho en comparación al uso de cloro.

¿Para mi piscina elijo cloración salina o cloro? Ventajas y problemas

El mantenimiento de una piscina siempre dispone de variadas opciones, y una de las elecciones que tiene que hacer el usuario es el tipo de método que utilizará para mantener su agua limpia y desinfectada.

De hecho, la desinfección es esencial, por lo que no es menor considerando que se trata de la salud de quienes se sumergirán en la piscina.

El cloro siempre ha sido el rey de este proceso; sin embargo, con el paso del tiempo tanto empresas privadas como los particulares han comenzado a utilizar una nueva solución: la cloración salina.

Es que esta técnica hoy en día permite varias ventajas, entre ellas, la fácil instalación y el ahorro de dinero, ya sea en el mantenimiento como en otros productos químicos, pues su consumo se reduce al mantener los niveles más estables.

Por otro lado, por ejemplo, al no tener que manipular el cloro directamente, se reducen los riesgos de accidente, junto con entregar la tranquilidad de que la concentración de este químico nunca será excesiva en el agua, provocando con ello la eliminación del desagradable efecto de ojos y piel irritada.

También es importante hacer hincapié en que además es un producto amigable con el medio ambiente, porque se reciclan todos los elementos, y sobre todo porque la electrólisis ocupa dos elementos naturales como la sal y el agua, los que por supuesto son energía limpia.

¿Cómo funciona?

La cloración salina se utiliza diluyendo una pequeña cantidad de sal (6 gramos) al agua. Aunque eso sí, previa instalación del clorador salino.

El agua luego pasará por unas láminas de titanio, convirtiéndose en un desinfectante activo: el hipoclorito sódico, capaz de destruir hongos, bacterias y algas. Y esto cada vez que se renueva el ciclo.

Por otra parte, es realmente económico. Por ejemplo, permitirá que se ahorren un 80% en mantenimiento y no solo eso, también un 100% en productos químicos.

Para que quede más claro aún, en términos de consumo eléctrico, es similar a una ampolleta de bajo consumo. Prácticamente es un sistema de desinfección que tiene ventajas por dónde se le mire.

Es más, algunos usuarios que han optado por esta opción de cloración salina, han manifestado que incluso se han desaparecido las avispas y abejas que solían rondar por el lugar de la piscina. Eso sí, no hay ninguna respuesta científica a esto, pero es un suceso que se ha repetido.

¿Existen desventajas?

La mayoría de los sistemas o procesos tienen pros y contras, sin embargo, en el caso de la cloración salina no son tan evidentes. Tal vez lo único molesto que podría resultarle a quienes utilizan la piscina con este tipo de desinfección, tiene que ver con el gusto del agua estará algo más salada, pero sabemos que no es para beber sino que para bañarse, por lo tanto, no se correrá riesgo de hipertensión.

Así que si se está cansado de salir con la piel y los ojos irritados – o además necesitan ahorrar algo en el mantenimiento de la piscina-, la mejor opción, hoy en día, es la cloración salina